Autor: César Hinojosa

Tecnología no invasiva que hace uso de la IA para luchar contra el Covid


La tecnología puede ser una gran aliada en la lucha contra el Covid, permitiendo obtener datos reales sobre la reducción del tráfico, de peatones o de ciclistas, conociendo aquellos lugares donde más (o menos) se respeta el confinamiento, y ofreciendo información de todo tipo que, correctamente tratada, puede ser de utilidad.

En el Reino Unido, según leemos en Traffic Technology, los datos obtenidos estas semanas de la monitorización con sensores en las carreteras, son muy interesantes (hay que recordar que las medidas de confinamiento se tomaron varias semanas después que en España):

  • Para el miércoles 25 de marzo, hubo una reducción del 60% en el tráfico en todo el Reino Unido. Esta reducción ha sido bastante uniforme en todas las ciudades.
    • Los peatones vieron la mayor caída al 80%
    • El tráfico de automóviles se redujo en un 60%
    • Los ciclistas cayeron inicialmente muy lentamente, pero ya han disminuido un 75%
    • Los vehículos ligeros cayeron un 45%
    • Incluso los autobuses han caído un 40% desde el cierre, lo que indica reducciones significativas en los servicios de transporte público.

Recientemente se ha discutido mucho en los medios de comunicación sobre si el gobierno debería hacer uso de los datos móviles de los usuarios para monitorizar el distanciamiento social. 

Muchas personas están preocupadas de que tal invasión de las libertades se mantenga una vez que la crisis haya terminado. Sistemas como la imagen que acompaña el artículo, de análisis de video con Inteligencia Artificial proporciona una alternativa que no es invasiva desde una perspectiva de privacidad y ofrece una resolución suficiente en la medición del distanciamiento social. Al utilizar el procesamiento de borde, el sistema nunca genera datos personales: no se transmiten ni almacenan videos, y la IA nunca sabe a quién vio. En cambio, puede ofrecer a los responsables del gobierno la información necesaria para saber si las medidas funcionan o no, y dónde lo hacen.

El análisis de distanciamiento social mostró que para el 24 de marzo (2 días después del cierre) las interacciones máximas diarias con los peatones habían disminuido en un 70%.

Veremos finalmente qué soluciones tecnológicas eligen nuestros gobernantes para obtener la información que facilite acabar con la pandemia, y cómo se adaptan también la era post-Covid que viene a continuación.