La relación de las matemáticas y las plazas de aparcamiento


Encontrar una plaza de aparcamiento en las calles de una ciudad o el el parking de un centro comercial se convierte a menudo en una tarea que requiere mucha paciencia y unas cuantas vueltas con el vehículo en torno a la misma manzana o lugar. Recientemente publicaba el portal Microsiervos un artículo original del blog “Sin Vuelta de Hoja” en el que se pone de manifiesto que, más allá de la suerte o la paciencia de cada uno, el encontrar una plaza de aparcamiento es una cuestión matemática y estadística.

El artículo pone dos ejemplos. El primero relacionado con la densidad de ocupación en un aparcamiento en línea en la calle. Según el cálculo del matemático húngaro Alfréd Rényi, existe una constante, llamada “constante de aparcamiento” cuyo valor es 0,747579…, redondeando 0,75 que indica cuántos coches caben aparcados en una calle. Esto significa que la densidad media de los coches aparcados es del 75% del espacio disponible. En una situación ideal, en una calle de 100 metros de largo cabrían 25 coches de 4 metros cada uno. Lo que indica esta constante es que en realidad, debido a los huecos que van quedando entre coche y coche a lo largo del tiempo podrán aparcar unos 18 o 19 vehículos (el 75% de la situación ideal).

El segundo ejemplo ofrece un truco para encontrar plaza de aparcamiento en el parking de un centro comercial. Según el matemático Joe Pagano, la clave es permanecer en un lugar que nos permita ver al menos 20 coches aparcados delante. Según su cálculo, en un máximo de 9 minutos, uno de esos coches aparcados abandonará su plaza y podremos aparcar en ella. Esta cifra de 9 minutos viene de la siguiente suposición: Los vehículos permanecen un máximo de 3 horas en el aparcamiento de un centro comercial, es decir, 180 minutos. Viendo 20 vehículos, al cabo de 180 minutos habrían salido, según esa suposición, los 20. Dividiendo 180 minutos entre 20 vehículos se obtiene que cada 9 minutos uno de ellos saldrá de su plaza según la Distribución Normal de probabilidad. Siguiendo este razonamiento, si nos ubicamos en un lugar en el que veamos más vehículos, tardaremos menos tiempo en encontrar plaza.

Quizá el conocimiento de estos datos pueda reducir el tiempo en el que encontrar plaza libre y evitar más de una situación de desesperación.