Metodología BIM

BIM para Conservación de carreteras: Aspectos a tener en cuenta (2/2)


Si en el artículo de ayer destacamos tres aspectos de interés relacionados con el BIM para la conservación de carreteras (BIM de conservación NO es BIM de construcción, Información a compartir en BIM de Conservación y Estándares a utilizar para compartir la información), hoy vamos a mostar algunos conceptos finales que es importante tener en cuenta.

Como ya hemos comentado, no toda la información de los sistemas de Conservación necesitan 3D ni costosas aplicaciones de escritorio para poder visualizar los modelos en 3D. Un fichero DWG puede llegar a ocupar varios GB en disco, por lo que requiere ser descargado a una máquina potente donde el usuario tenga instalado un software específico. La transferencia de esta gran cantidad de información solo será requerida en algunas situaciones muy específicas en casos muy determinados (por ejemplo, comprobaciones o mediciones en infraestructuras como túneles). 

Sin embargo, prácticamente todos los sistemas utilizados en el día a día por el personal encargado de la conservación de las carreteras e infraestructuras son sistemas web, en los que el usuario no tiene que preocuparse de tener instalado ningún software específico más allá del navegador web que viene por defecto instalado en cualquier ordenador o dispositivo móvil (teléfonos o tablets). Directamente se conecta a un sistema web y trabaja con la información que le ofrece, y lo que necesita es que esa información se descargue rápidamente y se adapte a las necesidades reales de su trabajo.

De esta forma, estos nuevos sistemas de información ya ofrecen entornos GIS donde el usuario puede visualizar los datos geolocalizados sobre un mapa dinámico, activando o desactivando diferentes capas de información. Estos sistemas GIS ya existen desde hace incluso décadas, por lo que ya tienen sus propios estándares definidos y utilizados habitualmente. Es el caso de los servicios de mapas WMS (Web Map Service) y WFS (Web Feature Services), los cuales pueden ser utilizados para compartir información de forma abierta, permitiendo que dicha información sea procesada de forma automática por sistemas software distribuidos.

Llegados a este punto, nos encontramos en un momento crucial en el que se debe conocer qué información se quiere compartir en cada uno de los módulos o apartados que conforman un sistema integral de Conservación, y cuál va a ser el estándar más óptimo para el fin que se persigue. 

Es necesario definir cuáles son los atributos mínimos para cada nivel de desarrollo (LOD) que se quieren compartir entre administraciones y empresas de conservación para cada elemento o registro de los sistemas BIM. Por ejemplo, en el caso de elementos de inventariado cada tipo de elemento tiene sus propios atributos y características, y es posible que diferente software de diferentes empresas de conservación tengan diferentes atributos y diferentes valores. Es necesario definir unos atributos mínimos con un catálogo de valores posibles para cada uno de ellos, de manera que se puedan compartir con otros sistemas de la administración como nuestro conocido Terex. 

Y esto sólo es el comienzo, ya que tenemos que definir qué atributos y características mínimas hay que compartir en otros apartados de los sistemas de Conservación, comenzando por los ejes y geometría de la carretera (que nos permitirá geolocalizar de forma inequívoca y única el resto de registros dentro de cada sistema), registros de Agenda de Vialidad e Incidencias, partes de trabajo para el seguimiento económico de los Contratos de Conservación, registros de Accidentalidad, Inventario de Firmes, etcétera.

De esta forma, se podrá realizar un contrato entre empresas e instituciones para compartir la información disponible en cada sistema, para poder utilizarla y mantenerla actualizada como sea necesario.

Lo principal es asumir la idea central de la metodología BIM que consiste en tener la información centralizada y totalmente relacionada, utilizando información de otros sistemas externos para complementar la información que no dispone el nuestro, con formatos compatibles y comunicación continua, para que su uso en la gestión de proyectos de Conservación y Explotación de Carreteras sea un éxito.